Con abril llega la primavera, la época de «aguas mil». Ojalà, ¿verdad? Aunque este año, de momento, se está cumpliendo el refrán. Mejor, así tendremos setas, flores y verdes prados. Los agricultores lo celebran y los embalses se llenan de agua para aguantar durante el verano.

Pero abril también nos trae una fiesta fabulosa: SANT JORDI. Todas las plazas de los pueblos, las avenidas, se llenan de puestos de libros y rosas rojas. La fiesta de la cultura y del amor.

¿Porqué se venden libros? Se conmemora el aniversario de la muerte de William Shakespeare y Miguel de Cervantes.

Y ¿porqué se regalan rosas? Cuenta la leyenda que un fiero dragón azotaba un reino devorando todo lo que encontraba. Para apaciguar su apetito los pobladores le ofrecían una persona, por sorteo, cada vez para que les dejara tranquilos. Pero un  dia le tocó ir a la hija del rey y, muy a su pesar, tuvo que entregarla. Un caballero de brillante armadura, de nombre Jorge, interrumpió su camino para enfrentarse con el dragón, lo mató y salvó a la princesa y a todo el pueblo. La sangre del dragón regó la tierra y de ella, milagrosamente,  surgió un rosal lleno de rosas rojas. San Jorge cortó una rosa y se la ofreció a la princesa. Algunos ven en la leyenda una historia de amor, aunque en realidad el caballero Jorge siguió su camino.

La cuestión es que desde hace siglos en ese día, el 23 de abril, se regalan libros y los enamorados regalan rosas rojas a sus amadas. ¿Y si no tienen novia, ni esposa?  «No problem» se la regalan a sus madres, sus amigas, clientas, … con quienes quieran tener un gesto cortés y amable. Aunque las más modernas, superando sexismos, se deciden a ser ellas quienes regalen rosas a los hombres. ¿Porqué no? Es bonito, ¿verdad? A todo el mundo le gusta recibir un detalle, una muestra de afecto.

La lástima es que a los pocos días las flores se mustian y hay que tirarlas. ¡Qué lástima! ¡Tu muestra de amor tirada en la basura!

¿Os gustaría regalar una rosa roja que no languideciera nunca, que no se estropee, una flor que pudieras guardar y tener ante ti siempre igual de bonita que el primer día? ¿Si? ¿Te interesa?

Pues voy a ayudarte, a hacer feliz a alguien y que no se mustie tu muestra de amor y cariño. Vas a conseguir impresionar a tu persona amada con las rosas artesanales que hago para ti. Además hecha con papel plegado a mano, hecha con papiroflexia, con su cáliz y sus hojas superrealistas también plegadas a mano y todo ello con una presentación preciosa.

 

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!