Alucinada estoy por las ideas geniales que tienen algunas personas. Me admira lo que se les puede llegar a ocurrir. Bueno, que a lo mejor no han descubierto la sopa de ajo pero yo me saco el sombrero de todas maneras. Veréis: cuando una intenta tener ideas para captar la atención del público, ganarse su confianza (con el objetivo de serles útil y convertirlos en clientes), pues se le abren los ojos a cosas que antes a lo mejor ni miraría.

Esta noche he limpiado unas fresas y mientras lo hacía me he quedado pensando: ¿qué hace este conejo en el paquete de fresas? Caramba, ¡vaya genialidad!, ¡qué idea tan buena! ¿a quién se le habrá ocurrido? ¿Eso es networking? No sé pero mola mucho.

La cinematográfica encuentra un soporte donde anunciarse entrando en un montón de casas y la empresa frutera un gancho para vender más fresas. Una buenísima colaboración, no me digáis que no. ¿Cuántas mamás habrán comprado fresas porque el paquete llevaba el conejito de la película «Peter Rabbit»? El montón de regalos a sortear entre los compradores de fresas que ofrecen como gancho les debe salir a cuenta, supongo.

Le estoy dando vueltas yo al asunto para ver si se me ocurre algún gancho tan bueno como ése o una colaboración, simbiosis, sinergia, (llamadle como queráis) con algún otro artesano o empresa, que enamore y seduzca a los clientes.

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!